Sobre mí

Ingeniero Civil

Ingeniero Civil, empresario y padre de familia. Nacido en agosto de 1963 en la colonia Condesa de la Ciudad de México. Originario de familias de inmigrantes, quienes desde hace no menos de 150 años encontraron en México un lugar que los acogió, les brindó oportunidades y donde se han desarrollado y crecido en el ámbito empresarial.

Desde niño anheló ser ingeniero y empresario, inspirado por el ejemplo de sus padres y el de un cercano amigo de su familia, mismo que eventualmente fue uno de los grandes empresarios constructores del México moderno.  Hipólito fue educado con una cultura del esfuerzo y persistencia, siempre estimulado a lograr trascender en su quehacer. Soñar en grande, y trabajar ardua e incansablemente por lograr dicho sueño. Concluyó sus estudios como ingeniero civil en la Universidad Iberoamericana en su ciudad natal.  Posteriormente, y habiendo trabajado ya varios años, logró complementar sus estudios al realizar la maestría de “Construction Engineering and Management” en la prestigiada Universidad de California en Berkeley.  Habiéndose distinguido en su generación, justo terminando la maestría fue invitado a trabajar en el Instituto de Investigación y Desarrollo de la constructora líder japonesa Shimizu Kensetsu en Tokio, Japón. Esta invaluable oportunidad y experiencia amplió su visión global del sector de la ingeniería y la construcción, así como la de la organización y cultura de las empresas. 

Desde los 14 años se inició en una serie de trabajos que no sólo alimentaron su interés por la ingeniería y los negocios, sino que le permitieron desarrollar habilidades que a la postre le iban a ser muy útiles en su vida laboral y como empresario.  Desde ser “Disk Jockey” en fiestas y reuniones de sus amigos (lo cual lo ayudó a entender hacer negocios, tener socios, organizar equipos y leer el ánimo de un lugar, habilidades importantes cuando quieres fundar y operar una empresa), hasta ocupar sus veranos trabajando en los talleres mecánicos de las agencias de coches de su familia. Hipólito aprendió la importancia de la consistencia y formalidad, además de conocer el valor de una jornada laboral y la relación humana con sus colegas de trabajo
Uno de los lemas con los que más se identifica es que “sólo el que sabe hacer, sabe dirigir”, por lo que desde que fue estudiante en la Universidad, empezó trabajando en ICA como auxiliar técnico, residente y gerente de proyecto directamente en las obras. Posteriormente trabajó en el Banco Nacional de México, fundó una empresa dedicada al desarrollo de vivienda de interés social, y fue Presidente y Director General de una empresa norteamericana de desarrollo de vivienda residencial con operaciones en México.

En 1996, teniendo 34 años fundó GIA; empresa constructora concebida en un pequeño cubículo de una agencia de automóviles. 

Hoy en día, gracias al esfuerzo y perseverancia de un gran equipo de colaboradores, y a la constante reinversión de utilidades, la empresa tiene más de 5 mil 300 trabajadores ejecutando obras de infraestructura en México y varios países de América Latina. GIA hace grandes obras de todo tipo para una gran variedad de sectores, sin embargo el 95 por ciento de sus clientes son de la iniciativa privada. Hoy esta catalogada como una de las empresas constructoras y desarrolladoras de infraestructura líderes en México, y cuenta con el reconocimiento de las “Mejores Empresas de México” (otorgado por el Deloitte, Citibanamex y el Instituto Tecnológico de Monterrey) y “Empresa Socialmente Responsable” (Otorgado por SEMEFI).  En el sector de servicios de IPC (Ingeniería, Procura y Construcción) para el sector de energía en México, GIA es socio de la prestigiosa empresa norteamericana Kiewit, la tercera constructora más grande de ese país con 130 años de experiencia.

Tanto Hipólito como GIA (a través de la Fundación GIA), tienen un alto compromiso con la filantropía para distintas causas qua ayudan a su país.  Apoyan y dan prioridad a varias instituciones que se enfocan a los rubros de educación, salud y deporte.  Más recientemente, y después de los sismos de septiembre de 2017, Fundación GIA se abocó a la tarea de donar la reconstrucción del mercado Municipal de Salina Cruz, Oaxaca.

Hipólito es consejero de la Cruz Roja Mexicana, Grupo Financiero Citibanamex y empresas inmobiliarias y automotrices de la familia. 

Vive en la Ciudad de México, felizmente casado y con sus dos hijas.  Está convencido que su mejor legado para ellas será enseñarles el valor de la familia, la educación, el respeto, la humildad, y el trabajo.  Siempre motivándolas a seguir incansablemente sus sueños, con mucha disciplina y tenacidad. 

Gran entusiasta y apasionado del deporte, Hipólito es un activo y consistente jugador de tenis.

© 2018

  • White Facebook Icon
  • Blanco Icono Google+
  • Blanco Icono LinkedIn
  • Blanco Icono de YouTube